¿Cómo podríamos enriquecer las prácticas de enseñanza con el objetivo de facilitar y acompañar a los estudiantes en y hacia un aprendizaje aumentado (considerando los aspectos propuestos por Dolors Reig en su presentación)?

Vistas: 2676

Respuestas a esta discusión

Hablaré como profesor universitario, y creo que lo primero que debe suceder es que se enseñe, no lo que el profesor sabe, sino lo que el ciudadano del siglo XXI necesita para ser un ciudadano, tal como explica la Sra. Reig. Un gran esfuerzo se ha hecho por incorporar nuevas tecnologías en la enseñanza (TIC) pero los profesores siguen enseñando lo que ellos saben, que no necesariamente es lo que necesitan sus alumnos... 

Esto no solo es problema de modificar el Curriculum, sino más bien, hacer que el profesor entienda, ante todo, la realidad en que vivirá el profesional al cual está acompañando en su aprendizaje.

Entendido eso, se debe buscar la forma de orientar al aprendiz en el único proceso de aprendizaje pertinente, para aquel que vive en un mundo permanentemente cambiante: aprender a aprender. 

De eso se trata de enseñar al alumno como puede aprender dentro de su mundo profesional, para siempre mantenerse competitivo como ciudadano.

Demetrio Mota

¡Hola Demetrio!
¡Hola colegas, docentes e integrantes todos de la comunidad educativa interesados en pensar, reflexionar, debatir y construir conocimiento sobre los nuevos escenarios sociales, políticos, económicos, culturales y tecnológicos emergentes en esta primera mitad del siglo XXI!

Soy María Ernestina Alonso, @machialonso, historiadora y productora de contenidos (antes impresos y llamados libros; luego, digitales llamados ¿objetos de aprendizaje?) de Historia y Formación Ética y Ciudadana para distintos niveles de la escuela, devenida en apasionada por las comunidades de aprendizaje, de comprensión, de transferencia y de práctica.

En esta oportunidad, estoy aquí, como integrante del equipo pedagógico de EducaRed con el propósito de acompañar [(nos), así digo porque espero que nos acompañemos mutuamente] en este debate que ahora empieza y que nos proponemos desarrollar pausadamente, con el tiempo necesario para "desarmar" el "síndrome del pensamiento pobre" y "el síndrome del conocimiento frágil" (David Perkins, La escuela inteligente), y ofrecernos a nosotr@s mism@s oportunidades para construir retención, comprensión y transferencia -o uso activo- del conocimiento que compartirá cada un@de  l@s expert@s convocad@s y cada un@de los participantes, como así también del nuevo conocimiento que construiremos por medio de nuestra inteligencia colectiva.

Abrimos este espacio de intercambio y encuentro con el propósito de conversar acerca de las ideas y los conceptos expuestos por Dolors Reig en sus presentación, ampliarlas y enriquecerlas con los textos y otros materiales que nos propone leer, hacernos preguntas, aportar otros puntos de vista.
Consideramos importante tomarnos este tiempo antes de que empiece el debate entre Dolors, Aníbla y John: estimamos que, así, será mayor la riqueza que nos aportará la discusión.

¿Escucharon a Dolors en su presentación?
Personalmente, me he quedo pensando en la relación entre dos ideas muy potentes propuestas por Reig:
-imaginar y actuar la educación hacia el "aprendizaje aumentado" –lo que significa poner el foco en el aprendizaje autónomo y aprovechar la potencia de la web para formar nuevos individuos conectados en forma permanente a la inteligencia colectiva;
y, al mismo tiempo,
-afirmar el rol de escuelas y docentes en la construcción de sentido en todos los intercambios educativos con las nuevas generaciones.

Sin duda una tarea compleja: me veo a mi misma como docente en el momento de mis prácticas de enseñanza y me quedo pensando que la primera de las ideas "me saca" del "centro" de la clase -en todo caso, "me coloca" como uno más de los individuos que tienen la opción de conectarse a la inteligencia colectiva por medio de la web.
Y al mismo tiempo, veo que la segunda escena "me pone" en un lugar clave: la de contribuir a "construir significados", a "dar sentido", a los hallazgos resultados de las búsquedas y aprendizajes autónomos de los estudiantes.

Me quedo pensando ahora cómo es ese lugar tan central en el proceso educativo de los niños y los jóvenes que "no es igual a" ocupar el centro de la clase equiparado a ser la "fuente central" de la información, el conocimiento, la que dice qué y cómo.

Edgar: leo tu reflexión y me quedo pensando también cómo hacer para articular, tender puentes, entre "lo que sabemos y enseñamos" los docentes y aquello que los estudiantes necesitan saber/aprender. Tu aporte indica algunos caminos para recorrer.

¿Seguimos conversando? ¡Esto se está poniendo muy interesante!

Saludos cordiales,

@machialonso

Excelente, Demetrio, no se trata de enseñar lo que se sabe sino de preparar para lo que viene.

Saludos cordiales y muchas gracias por tu intervención.

Demetrio Antonio Mota Brito dice:

Hablaré como profesor universitario, y creo que lo primero que debe suceder es que se enseñe, no lo que el profesor sabe, sino lo que el ciudadano del siglo XXI necesita para ser un ciudadano, tal como explica la Sra. Reig. Un gran esfuerzo se ha hecho por incorporar nuevas tecnologías en la enseñanza (TIC) pero los profesores siguen enseñando lo que ellos saben, que no necesariamente es lo que necesitan sus alumnos... 

Esto no solo es problema de modificar el Curriculum, sino más bien, hacer que el profesor entienda, ante todo, la realidad en que vivirá el profesional al cual está acompañando en su aprendizaje.

Entendido eso, se debe buscar la forma de orientar al aprendiz en el único proceso de aprendizaje pertinente, para aquel que vive en un mundo permanentemente cambiante: aprender a aprender. 

De eso se trata de enseñar al alumno como puede aprender dentro de su mundo profesional, para siempre mantenerse competitivo como ciudadano.

Demetrio Mota

María Ernestina, buen resumen. Efectivamente se trata de "dar sentido" a lo que los estudiantes ya pueden aprender de forma autónoma. Me gusta la idea porque devuelve el protagonismo a los educadores, evitando así sus resistencias al cambio por hacer.

Un abrazo

María Ernestina Alonso dice:

¡Hola Demetrio!
¡Hola colegas, docentes e integrantes todos de la comunidad educativa interesados en pensar, reflexionar, debatir y construir conocimiento sobre los nuevos escenarios sociales, políticos, económicos, culturales y tecnológicos emergentes en esta primera mitad del siglo XXI!

Soy María Ernestina Alonso, @machialonso, historiadora y productora de contenidos (antes impresos y llamados libros; luego, digitales llamados ¿objetos de aprendizaje?) de Historia y Formación Ética y Ciudadana para distintos niveles de la escuela, devenida en apasionada por las comunidades de aprendizaje, de comprensión, de transferencia y de práctica.

En esta oportunidad, estoy aquí, como integrante del equipo pedagógico de EducaRed con el propósito de acompañar [(nos), así digo porque espero que nos acompañemos mutuamente] en este debate que ahora empieza y que nos proponemos desarrollar pausadamente, con el tiempo necesario para "desarmar" el "síndrome del pensamiento pobre" y "el síndrome del conocimiento frágil" (David Perkins, La escuela inteligente), y ofrecernos a nosotr@s mism@s oportunidades para construir retención, comprensión y transferencia -o uso activo- del conocimiento que compartirá cada un@de  l@s expert@s convocad@s y cada un@de los participantes, como así también del nuevo conocimiento que construiremos por medio de nuestra inteligencia colectiva.

Abrimos este espacio de intercambio y encuentro con el propósito de conversar acerca de las ideas y los conceptos expuestos por Dolors Reig en sus presentación, ampliarlas y enriquecerlas con los textos y otros materiales que nos propone leer, hacernos preguntas, aportar otros puntos de vista.
Consideramos importante tomarnos este tiempo antes de que empiece el debate entre Dolors, Aníbla y John: estimamos que, así, será mayor la riqueza que nos aportará la discusión.

¿Escucharon a Dolors en su presentación?
Personalmente, me he quedo pensando en la relación entre dos ideas muy potentes propuestas por Reig:
-imaginar y actuar la educación hacia el "aprendizaje aumentado" –lo que significa poner el foco en el aprendizaje autónomo y aprovechar la potencia de la web para formar nuevos individuos conectados en forma permanente a la inteligencia colectiva;
y, al mismo tiempo,
-afirmar el rol de escuelas y docentes en la construcción de sentido en todos los intercambios educativos con las nuevas generaciones.

Sin duda una tarea compleja: me veo a mi misma como docente en el momento de mis prácticas de enseñanza y me quedo pensando que la primera de las ideas "me saca" del "centro" de la clase -en todo caso, "me coloca" como uno más de los individuos que tienen la opción de conectarse a la inteligencia colectiva por medio de la web.
Y al mismo tiempo, veo que la segunda escena "me pone" en un lugar clave: la de contribuir a "construir significados", a "dar sentido", a los hallazgos resultados de las búsquedas y aprendizajes autónomos de los estudiantes.

Me quedo pensando ahora cómo es ese lugar tan central en el proceso educativo de los niños y los jóvenes que "no es igual a" ocupar el centro de la clase equiparado a ser la "fuente central" de la información, el conocimiento, la que dice qué y cómo.

Edgar: leo tu reflexión y me quedo pensando también cómo hacer para articular, tender puentes, entre "lo que sabemos y enseñamos" los docentes y aquello que los estudiantes necesitan saber/aprender. Tu aporte indica algunos caminos para recorrer.

¿Seguimos conversando? ¡Esto se está poniendo muy interesante!

Saludos cordiales,

@machialonso

Buenos días, las prácticas de enseñanza que diariamente se explican aportan a que nuestros educandos se preparen diariamente para afrontar cada uno de los retos, la formación que se entrega en las aulas es un adendum de lo que forman cada día los padres y nosotros como docentes lo que hacemos es moldear y hacer que sus aprendizajes sean significativos no solo para un día si no para la vida.

Hola, cada vez me convenzo más que nuestros estudiantes están en un mundo que les ofrece múltiples experiencias y posibilidades de aprendizaje, tal vez menos de formación. Entonces la escuela ha de preocuparse por una educación humizante, integral, por una formación ética, ciudadana, espiritual y claro para un desarrollo de competencias básicas, como el manejo asertivo de la informacion, la capacidad de trabajar en equipo responsablemente, el aprender permanentemente, la adapatación al cambio, la construcción de un proyecto ético de vida. Es decir, una educación para la vida, pero en la vida.

 

Gracias


Empoderamiento estudiantil: Del estudiante receptor al estudiante emisor



El estudiante como receptor necesita llevar consigo muy poco bagaje y equipo (soporte, medios y herramientas):
  • Escuchar-grabar (memoria corta-larga, interna-externa).
  • Leer-subrayar (si hay libros de texto).
  • Escribir (libreta-pizarra-lápiz). La pizarra personal, con el pizarrín, se lo quitaron en la década del 50.

Este equipo siempre ha estado bajo el control y dominio del estudiante de las generaciones anteriores. El elemento que más transformaciones ha tenido es el de escribir. Sin afectar el escenario conferencial de la sala de clase y sin modificar el paradigma de Gutenberg, se está imponiendo la escritura mediante el teclado; el ordenador o laptop sobre los pupitres, dando lugar a lo que Himanen llamaba Escuela monacal computarizada.

El administrador, con el objeto de hacer más entretenida y motivante la conferencia magistral ha ido añadiendo a la sala de clase equipo sobre equipo cada vez más caro. Ahora el docente no tiene que ensuciarse las manos con polvo de tiza al escribir en la pizarra o con pegatina al proyectar transparencias; no hace preguntas verbalmente, las proyecta. Pero el estudiante sigue con la rutina de escribir lo que se proyecta y contestar lo que se le pregunta (ahora sin abrir la boca y apretando un botón).
    El estudiante como emisor trastoca todo el panorama educativo, subvierte y disloca todas las piezas del engranaje educativo: al administrador, al del presupuesto, al docente y sus ayudantes, a los padres, a la sala de clase, en fin, a toda la escuela.
     El estudiante como emisor necesita para hacer un trabajo de calidad tener bajo su control y dominio:
  1. Equipo (PC, Laptop, Móvil, iPod, iPad, iPhone...) y herramientas para construir conocimiento u objetos de aprendizaje.
  2. Soportes no tangibles para transportar conocimiento.
  3. Medios y canales (emisoras) para transmitir y distribuir conocimiento. 
  4. Entorno polivalente (caótico) para colaborar y compartir conocimiento. Tantas emisoras y canales a la vez pueden perturbar y descarrilar el tren de ideas. El entorno más apropiado para que ese caos se ajuste (se entreteja = red, tela, web en inglés) es el de las Redes sociales, donde lo caótico puede estructurase. Para los griegos, el orden o Cosmos adviene luego del ajuste (por ahí ronda la justicia) o encaje del Caos (En la mitología griega, Diké es la justicia. Hija de Zeus/Júpiter y Temis, tiene como hermanas a Irene (la paz) y Eunomía (la legalidad o el orden). Las tres, también conocidas como Las Horas, representan los valores que sustentan la convivencia y crean el bienestar entre los hombres. Se les reconoce como diosas del equilibrio y la armonía vitales, siendo las encargadas de abrir y cerrar las puertas del Olimpo, presidir las bodas de los dioses y las vidas de los hombres).

De estos tres puntos, el 2 y el 3 pertenecen a la era de Poros y de la gratuidad, por consiguiente son gratuitos. El número 1, el dolor de cabeza más grande de todo administrador, es más viable, menos costoso y más efectivo cuando está bajo el control del estudiante y no bajo el control del administrador y docente. De hecho, y sin pedírselo, la mayoría de los estudiantes ya tienen este equipo (iPods, iPads, Tabletas, iPhone, Galaxy, Mini-laptop…) y estas herramientas; es cuestión de darles un uso educativo, con el permiso de los estudiantes.

Del Auditorio al Stvdivm ubicuo

El Auditorio (incluyendo a la iglesia, el teatro, la sala de clase medieval y actual) responde a un paradigma autoritario, de dominio sobre los discentes (púlpito, tarima, escritorio). Todo su equipo, por mínimo que sea, es pesado, intransferible, inamovible y costoso. La imagen del estudiante sentado en la sala de clase mirando lo que se proyecta o lo que se dice, así como la del salón inundado de ordenadores o equipo movil, hace tiempo que dejó de tener sentido. Recuerdo que, para confirmar la actitud negativa de sus colegas hacia la tecnología educativa, una estudiante (maestra)  trajo a colación el hecho de que otra maestra de su plantel se negó rotundamente a dar clase de matemáticas el día que le inundaron su salón de ordenadores.
-¡Fantástico!, fue mi reacción instantánea.

-Pero usted no está a favor de las TIC?

-Sí, pero fuera del salón. Resulta que la maestra aludida estaba contra las TIC, dentro y fuera del salón.

     Lo de "Fuera del salón" genera cierto malestar en aquel maestro que identifique con el espacio y el tiempo escolar físicos la realización de su tarea profesional.
     El Stvdivm obicuo (área caótica de estudio y trabajo individual, colaborativo y colectivo, ubicado en cualquier lugar, físico o virtual) representa el paradigma constructivista social-virtual y el conectivista. Es necesario remontarse a la “Sala de parto” de Platón para encontrar algún antecedente. Sus funciones son las de grabar, producir y emitir. El equipo que necesita el estudiante para esta área de estudio es liviano, transferible, móvil, más barato que los libros de texto de un año. Ahora hay que tener valor para imaginarse al estudiante sentado en cualquier lugar, controlando un sinnúmero de canales abiertos al mismo tiempo, transmitiendo, relacionándose, comunicándose. ¿Dónde quedó el escritorio iluminado con la silla ortopédica como área casera de estudio? Las TIC son ubicuas, no salonescas, funcionan mejor fuera que dentro del salón. Dentro del salón son un mal (¿necesario?) más que un bien. Parafraseando los retweets de Oxfam durante la Conferencia del Ciberespacio en Londres 2011, puede decirse que “el futuro de la educación lo decidirán nuestros niños con un portátil de 10 dólares, no la administración ni los docentes” (El retweet directo era: “el futuro de la web lo decidirá una niña en India con un portátil de 10 dólares, no los hombres trajeados de “LondonCyber”).
     A primera vista pareciera que soy TIClasta (de klaein romper, el que rompe con las TIC); pero no encuentro otra forma de salvar las TIC en el entorno educativo que sea sacándolas de la sala de clase, NO de la clase. Si no, guarda esta entrada y la revisas de aquí a cinco años, a no ser que Tim O'Reilly o Tim Berners-Lee o George Siemens lo digan antes, si es que no han dicho ya. Reconozco los reparos del quehacer académico más allá de las 4 paredes de la sala de clase, quehacer desmedido en la medida que se utilizan medios de relación y comuncación obsoletos. El mayor obstáculo reside en las presiones de las compañías que cabildean y mercadean dicho equipo.

Hacia una escuela sin impresora, fotocopiadora ni PDI
  1. Si profesores y estudiantes utilizan bases de datos gratuitas alojadas en web para sus quehaceres intelectuales, ¿para qué los libros de texto y la biblioteca tradicional? 
  2. Si los estudiantes (y el profesor, por supuesto) distribuyen y comparten su conocimiento en la Web, ¿para qué la impresora y fotocopiadora?
  3. Si los estudiantes (y el profesor, por supuesto) proyectan las presentaciones de sus proyectos en la Web, ¿para qué el proyector digital?
  4. Si los estudiantes (y el profesor, por supuesto) interaccionan físicamente en la clase y virtualmente en la red social, ¿para qué el PDI?
  5. Si los números del 1-4 son viables, ¿para qué la sala de clase? Mientras la asistencia sea compulsoria, podríamos utilizar el entorno físico para “dar cuenta” del conocimiento como contenido (saber cosas, saber hacer cosas, poder hacer cosas: 10% del tiempo) y para “trabajar” con el estudiante como contenido (saber ser, saber convivir, querer hacer: 90% del tiempo).


El doble contenido curricular
     El estudiante como ser humano es una realidad indivisible, pero multidimensional: el saber, el querer y el hacer. Estas dimensiones vienen dando tumbo desde las milenarias ontologías de oriente y occidente. Por ejemplo, Platón distinguía tres aspectos del ser humano (= espíritu o alma), bien como individuo o como ente social (sociedad): el saber (noús, logos), el poder-querer (Thymós), y el desear (Epithymía). La tarea del docente se definirá como una educación en virtudes, principalmente en aquellas que plenifican los tres aspectos o partes del ser humano.
     La educación siempre ha dado un tratamiento diferente a estas tres dimensiones, resaltando unas en una época y olvidándose de otras dimensiones en otras épocas. De la dimensión que nunca se ha desprendido la educación tradicional es la del saber, el “saber cosas”; es decir, conocimiento, texto y contexto, comprendido en la academia como contenido. Mientras el texto puede ser compartido por varios sujetos, el contexto (las circunstancias que acompañan al yo) que afecta a la interpretación del texto es único para cada sujeto.


     Para que el futuro ciudadano y profesional desarrolle las Buenas Prácticas, es decir, los comportamientos observables asociados a una competencia (hacer), es necesaria la presencia conjunta de los cinco componentes de la competencia: saber (conocimiento crítico, crear conocimiento, autoaprendizaje, cultura, idiomas, informarse, interpretar, expresarse); saber hacer (habilidades: resolver problemas, creatividad); saber ser (actitudes, valores, creencias, prácticas personales, autoestima, control emotivo, pasiones y apetitos, autoconocimiento, curioso), saber convivir (comunicarse, adaptarse, respeto, sociabilidad, cooperación, solidaridad); querer hacer (motivación, iniciativa, persistencia) y poder hacer (aptitud profesional y medios).
     Ver embién Dos objetivos, dos contenidos, múltiples entornos.
 

     El conocimiento como contenido (de 0 al 15% del tiempo en la sala de clase)

     Dijimos que podríamos utilizar la sala de clase, no para informarse, transmitir información o “enseñar cosas”, sino para “dar cuenta” (revisar, verificar, evaluar) del:
  • Saber (cosas).
  • Saber hacer (hacer cosas).
  • Poder hacer cosas (aptitud profesional y medios).

El objetivo de Saber cosas se acomete magistralmente “enseñando cosas”. Pero ya no es necesario “enseñar cosas” para saber. El entorno de la sala de clase no es el mejor para cumplir con el objetivo de Saber hacer. No obstante, podemos virar la educación al revés si ponemos a los niños a Hacer cosas en la sala de clase.
     El espacio más idóneo para estos dos saberes, el saber a secas y el saber hacer son los espacios virtuales y los extraescolares. Para el Poder hacer, será necesario ubicarse extramuros, más allá de la sala de clases.
     El conocimiento de contenido pedagógico y tecnológico, a excepción de las destrezas de básicas de los primeros años (saber leer, escribir, y aplicar las operaciones matemáticas básicas -suma, resta, multiplicación, división- por aquello de que lo que lo que no se aprende en los primeros grados se queda sin saber), puede ser adquirido de forma eficiente fuera de la sala de clase.
     La sala de clase tampoco es el mejor entorno para las Buenas Prácticas (comportamientos observables) asociadas a las competencias, así como las Evidencias o criterios de verificación para determinar la presencia de las buenas prácticas. No podemos decir lo mismo respecto a las Pruebas, instrumentos de medición y evaluación que determinan el cumplimiento de las evidencias de cada buena práctica integrada en una competencia profesional.



El estudiante como contenido (de 85 al 100% del tiempo en la sala de clase)
  • Saber ser (actitudes, valores –¿dónde está la ética ecológica y global? –, creencias, prácticas personales, autoestima, control emotivo, autoconocimiento, curioso).
  • Saber convivir (comunicarse, adaptarse, respeto, sociabilidad, cooperación, solidaridad).
  • Querer hacer (motivación, iniciativa, persistencia, “ganas”).

La sala de clase es uno de los mejores entornos que disponemos para desarrollar el saber ser, el saber convivir y el querer hacer. Aprovechemos en la sala de clase entre el 90-100% del tiempo para estos dos saberes y único querer.


Hola a todos: Muy interesantes sus comentarios. Creo ante todo que somos los docentes los que no podemos percibir lo que nuestros alumnos, nativos digitales del siglo XXI necesitan. No basta con nusar las nuevas tecnologias si solo seran una herramienta para replicar nuestras clases presenciales. Tenemos que enseñar para que nuestros alumnos puedan seguir aprendiendo en forma autónoma en un mundo donde la complejidad se intensifica cada día. Las curriculas deberían cambiarse, pero ante todo debe existir un descubrimiento de nuestra propia forma de actuar frente a los nuevos desafios que la sociedad nos demanda. El saber, el saber hacer y el saber ser son los pilares a los que deberiamos prestar atención y en virtud de ellos mejorar y readaptar nuestras practicvas educativas. Nos seguimos leyendo.

Coincido con vos Alejandra!

Si la tecnología aplicada en el aula cumple sólo con reemplazar las antiguas tecnologías no haría más que replicar el mismo modelo tradicionalista (docente activo-alumno pasivo) con la diferencia en que sólo cambia la mediatización por un instrumento más atractivo. La aplicación de las Tecnologías de la Información y la comunicación en las aulas debería estar asociado a un cambio de cultura, un cambio de chip en los educadores para aprovechar todas sus potencialidades y favorecer a un modelo más horizontal, democratizador, en el que el estudiante adopte un rol activo (como la sociedad 2.0 logró en las personas), explorador, prosumidor (productor y consumidor), hiperlector, hipercriterial, colaborativo e innovador.

  

Alejandra Elena Guzmán dice:

Hola a todos: Muy interesantes sus comentarios. Creo ante todo que somos los docentes los que no podemos percibir lo que nuestros alumnos, nativos digitales del siglo XXI necesitan. No basta con nusar las nuevas tecnologias si solo seran una herramienta para replicar nuestras clases presenciales. Tenemos que enseñar para que nuestros alumnos puedan seguir aprendiendo en forma autónoma en un mundo donde la complejidad se intensifica cada día. Las curriculas deberían cambiarse, pero ante todo debe existir un descubrimiento de nuestra propia forma de actuar frente a los nuevos desafios que la sociedad nos demanda. El saber, el saber hacer y el saber ser son los pilares a los que deberiamos prestar atención y en virtud de ellos mejorar y readaptar nuestras practicvas educativas. Nos seguimos leyendo.

Buenas tardes.

Desde Venezuela nos enriquece leer sus opiniones y comentar con ustedes sobre estos temas tan interesantes. 
Realmente debemos aprovechar la potencia que tiene Internet para formar nuevos seres humanos que estén interconectados y que vayan aprendiendo con el compartir que se genera en los espacios como foros o incluso en recursos como las wikis. La aplicación de las TIC en las instituciones educativas tendría que venir acompañada de un cambio de mentalidad en los docentes y los mismos directivos. Un docente debería comprender que existen nuevos desafíos y que su forma de actuar frente a los estudiantes, de enseñar, de interactuar con ellos, también debe cambiar. No hay que enseñar únicamente lo que esté en un currículum escolar, se necesitan valores y otros aspectos que muchas veces se olvidan o que muchos docentes asumen que esos sólo lo enseñan los padres. Quizás podríamos quedarnos con varias ideas:

-Que la introducción de la tecnología venga acompañada de un cambio de chip (como lo dice Juan)

-Que el docente entienda que debe enseñar valores y conocimientos que se adapten a la realidad que viven sus estudiantes como ciudadanos y seres humanos

-Que las instituciones educativas sean conscientes de la capacidad de sus estudiantes para aprender de manera autónoma y aprovechen las TIC como herramienta para educar

Nos seguimos leyendo y un abrazo desde Caracas,

Equipo Educared Venezuela

Estudiantes, autonomía y aprendizaje aumentado: ¿escuelas y docentes como actores clave para otorgar(les) sentido?

Dentro del debate no debemos dejar de lado la creatividad e innovación que no depende de los clichés.. Debemos  de tratar a través de las nuevas tecnologías sociales gestionar justamente el conocimiento docente que se genera en las escuelas, dentro de ello:

La gestión del conocimiento puede dar sus frutos a mediano y largo plazo, por ejemplo:

  • Lograr desarrollar los medios necesarios para conseguir que  la información y el conocimiento pedagógico y administrativo sea accesible en el momento oportuno para los docentes, administradores y comunidades educativas. Ofreciendo un elevado índice de satisfacción.
  • El fortalecimiento institucional basado en la administración  del conocimiento organizacional y el aprendizaje organizacional, que permite nuevas formas de colaboración y aprendizaje entre sus miembros.
  • Construir modelos integrados y eficientes. La sociedad busca la mejora de educación y estas mejoras se basan en  tendencias educativas o corrientes. Los modelos que permite la GC  nos lleva a organizaciones que aprenden a la vez bajo modelos abiertos de intercambio de información, con sistemas y prácticas que permiten que la información y el conocimiento sea un valor agregado muy importante.
  • Desarrollar una base tecnológica que se puede exportar a otro tipo de organizaciones. La experiencia desarrollado a nivel de docentes y alumnos puede ser usada en otros contextos organizaciones, los que a la vez posibilitan que estos entornos inviertan en las organizaciones educativas para lograr conseguir Know-How desarrollado.

 

¿Cómo mapear el conocimiento pedagógico en las Organizaciones Educativas?

Al iniciar un proyecto de gestión del conocimiento dentro de las Organizaciones educativas una de las principales tareas es determinar con que tipo  de conocimiento contamos, que tipo de conocimiento necesitamos según la visión de organización deseamos lograr. Determinando la diferencia entre lo proyectado y con lo poseído  actualmente. Esto lleva a elaborar las estrategias que se desarrollaran dentro de los proyectos.

Los principales tipos de mapeo que podemos usar son:

  • Mapeo Cronológico: Muestra el estado del arte y se entiende como todas  las publicaciones realizadas sobre un determinado dominio.
  • Mapeo bibliométrico: Consiste en la medición de las publicaciones realizadas y su contenido dentro de un espacio determinado.
  • Mapeo Cognoscitivo: Consiste en medir el conocimiento de los integrantes de la organización sobre un problema y las soluciones dadas. Se valora las mejores prácticas y las lecciones aprendidas.
  • Mapeo de Conceptos: Consiste en la medición del conocimiento de un integrante o grupo de integrantes sobre un campo del conocimiento: conceptos, hipótesis, modelos y teorías.
  • Mapas geográficos del conocimiento: distribución del conocimiento especializado en una determinada región geográfica.

Emponderamiento del Conocimiento 3.0:

Las tecnologías de la Sociedad 3.0 son una gran posibilidad para lograr el cambio de paradigma, estudiantes y maestros trabajan en la producción y gestión de conocimiento que es enriquecido socialmente a través de la integración de escuelas. Las herramientas sociales se convierten en oportunidades de cambio.

Estimad@s

 

Aún cuando la relación Educación - Tecnología se hace cada vez más presente y estrecha no deja de lado a los diversos actores que forman parte de la Educación (escuelas y docentes), ya que la tecnología no va a hacer que menos importante y necesaria las partes anteriormente mencionados, sin embargo, también es necesario a los actores indirectos que están detrás de las escuelas y l@s docentes.

 

Saludos

Fatima K. Hosein

RSS

Nuevo Proyecto Fundación Teléfonica

EXPERIENCIAS EDUCATIVAS SXXI

¿Quieres conocer las últimas experiencias educativas? Asómate al nuevo proyecto de Fundación Telefónica

Encuentro Internacional Educación

imagem enlace à vídeo

Álbum fotográfico

Insiders

imagen enlace a la página de los insiders

imagem enlace à página dos insiders

© 2019   Creada por Encuentro Educación 2012 - 2013.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio