Aprender y enseñar en la cultura digital

El salto tecnológico tiene características arrolladoras en su velocidad y tasa de crecimiento. Mientras que el teléfono tardó 75 años en llegar a 50 millones de usuarios, Internet lo logró en solo 4 años. En el 2010 más de un cuarto de la población mundial estaba conectado a Internet.

 

Las nuevas tecnologías tienen lógicas y modos de configurar los conocimientos muy diferentes a los de la escuela. Las primeras funcionan en base a la personalización, la seducción y el involucramiento personal y emocional, y suelen ser muy veloces y con una interacción inmediata. La escuela, en cambio, es una institución basada en el conocimiento disciplinar, más estructurada, menos exploratoria, y con tiempos y espacios determinados de antemano, más lentos.

Con la presencia e incorporación de las tecnologías en el aula, ocurren cambios en la organización pedagógica del aula. Dussel y Caruso (2000), define al aula como “una estructura material y una estructura de comunicación entre sujetos”. Lo que hoy conocemos por aula es a un grupo de escolares que aprenden todos al mismo tiempo las mismas cosas, y que atienden a un maestro adulto que plantea un programa unificado y central que organiza al conjunto. Nosotros, nuestros padres y nuestros hijos somos educados con esta estructura pedagógica del aula.

Con la incorporación de las computadoras y netbooks como artefactos tecnológicos permanentes en el aula, con sus pantallas individuales y su conexión en red, suponen una redefinición del aula como espacio pedagógico. Es difícil sostener la enseñanza frontal, simultánea y homogénea. Por ello, Area Moreira (2001:4), sostiene que “la navegación hipertextual a través del WWW es una experiencia distinta para cada uno de los alumnos implicados por lo que, en la misma aula, no se producirá un ritmo y secuencia de aprendizaje homogénea y unívoca para todos. Ello exige al docente el desarrollo de una metodología más flexible y una atención individualizada a cada alumno o grupo de trabajo.”

Los celulares con acceso a cámaras fotográficas, videos, chats, música; las páginas de Facebook, los blogs, las redes sociales; han resquebrajado el horario  y las fronteras del espacio escolar, al permitir “estar y no estar” en varios lugares a la vez.

Las nuevas tecnologías generan cambios en la noción de cultura y de conocimiento.

La escuela es una institución de transmisión cultural organizada en cierto momento histórico – la modernidad de fines del siglo XVIII y XIX – en torno a una idea de cultura pública y con el predominio del pensamiento racional, reflexivo y argumentativo, con horizontes más largos que la coyuntura inmediata.  En cambio, muchas de las nuevas tecnologías de la comunicación se estructuran a partir del usuario y prometen acomodarse a los gustos del cliente a partir de su empatía emocional, con horizontes de plazos cortos y renovables.

Ha surgido una cultura modelada por “los usuarios” y son básicamente multimodales, que combinan textos, imágenes y sonidos de manera muy novedosas. Alessandro Baricco (2008), enfoca este hecho como una “mutación cultural” de esta época, donde en la Web, el valor de una información se basa en el número de visitas que recibe y la que es referenciada por más usuarios, sin importar la calidad de la información.

Para Baricco, la mutación está en la pérdida del valor de la profundidad como fuente del conocimiento: “La idea de que entender y saber signifique penetrar a fondo en lo que estudiamos, hasta alcanzar su esencia, es una hermosa idea que está muriendo: la sustituye la superficialidad…”; como ejemplo tenemos a la Wikipedia, que no está hecho por expertos sino por la comunidad en general.

Respecto a las actitudes de los docentes frente a los cambios y frente a la expansión del acceso a las nuevas tecnologías; apreciamos que algunos siguen usando el computador como una “máquina de escribir”, mientras que otros lo consideran como una innovación de gran envergadura en las formas de producir y circular los conocimientos, sostienen que estamos ante un cambio de época, y que hay que reorganizar la enseñanza pensando en los nuevos rasgos de producción de los saberes, como son la hipertextualidad, la interactividad, la conectividad y la colectividad.

Los usos que aparecen como más comunes entre los docentes son los más pobres, que consideran  a la Red como una gigantesca biblioteca, que creen que alcanza con participar y producir textos con imágenes cada vez más sintéticos y simples, y que confían en que las nuevas tecnologías, sobre todo a partir del uso de imágenes, serán por sí solas atractivas y divertidas y lograrán mejores aprendizajes.

Es conveniente ser cautos respecto a los avances que suponen las nuevas tecnologías en las aulas. Como sostiene la pedagoga italiana Anita Gramigna (2006:103), que en estas nuevas condiciones pueden producirse operaciones interesantes de conocimientos si se posee “la conciencia de la valencia metacognitiva del multimedia, y si “el usuario” sabe orientar la propia investigación de forma crítica en la catarata de informaciones a las que tiene acceso”. Pero si eso no sucede, Hay un riesgo amplio “de empobrecimiento cultural, desorganización, superficialidad en las estrategias cognitivas”. Es importante desarrollar en los estudiantes la capacidad de leer y producir textos multimediales, moverse en la sobrecarga de información, conocer las posibilidades y límites de las búsquedas de información.

Para superar la brecha digital y de acercar a la escuela a la cultura digital, no es suficiente con dotar a las escuelas con computadoras o con acceso a internet: también es necesario trabajar en la formación docente y en la formulación de nuevos repertorios de prácticas que permitan hacer usos más complejos y significativos de los medios digitales; promoviendo la creación de comunidades virtuales, como formas de ciberactivismo, generando formas de producción cultural menos estandarizadas, más autónomas y creativas.

Bibliografía:

AREA MOREIRA, M (2001). “Usos y prácticas con medios materiales en el contexto escolar. De la cultura impresa a la cultura digital”, en Quaderns Digitals, 42, no. 477. Disponible en http://www.qudernosdigitals.net/datos_web/hemeroteca/r_42/nr_477/a_...

BARICCO, A (2008). Los bárbaros. Ensayos sobre la mutación. Barcelona, Anagrama.

DUSSEL INÉS (2011) Aprender y enseñar con nuevas tecnologías; VII Foro Latinoamericano de Educación. Fundación Santillana. Argentina.

DUSSEL, I y M. CARUSO (2000). La invención del aula. Una genealogía de las formas de enseñar. Buenos Aires, Santillana.

GRAMIGNA, A (2006).  “Hipertextualidad, multimedialidad y nuevos lenguajes”, en: ESCOLA-NO BENITO, A. Currículum editado y sociedad del conocimiento. Texto, multimedialidad y cultura de la escuela. Valencia. Tirant Lo Blanch, pp. 87-108.

Vistas: 525

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Encuentro Internacional de Educación 2012 - 2013 para agregar comentarios!

Nuevo Proyecto Fundación Teléfonica

EXPERIENCIAS EDUCATIVAS SXXI

¿Quieres conocer las últimas experiencias educativas? Asómate al nuevo proyecto de Fundación Telefónica

Encuentro Internacional Educación

imagem enlace à vídeo

Álbum fotográfico

Insiders

imagen enlace a la página de los insiders

imagem enlace à página dos insiders

© 2020   Creada por Encuentro Educación 2012 - 2013.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio