DIA MUNDIAL DE LA POBLACIÓN.

Por, Ernesto Botello Pérez

 

Con motivo de celebrar el 11 de julio el día mundial de la población, abordo algunas reflexiones sobre la situación y las implicaciones del aumento de la población mundial a 7 mil millones de habitantes para el pasado 2011. La carga de un planeta con 7 mil millones de seres humanos representa enfrentar problemas mundiales en las repercusiones de la sostenibilidad en términos de alimentación balanceada, agua, energía,  movilización, urbanización, acceso a los servicios de una educación de calidad, el cuidado preventivo y curativo de la salud y la potenciación de la nueva generación de jóvenes sumados al mercado laboral y el consumismo generalizado en todas las edades, género y niveles de clases sociales.

Los sistemas de educación a través de las programaciones curriculares y el ejercicio pedagógico de la docencia deben discutir y validar que el crecimiento exponencial de la población representa una fuerte presión destructiva que la actividad humana ejerce sobre la ecología humana y física que sostiene la vida en todo el planeta y genera amenazas sobre la capacidad de vivir democrática, civilizada y pacíficamente. Además, del factor cuantitativo del crecimiento demográfico, el problema es la satisfacción desmedida del consumismo, que exige más demandas de cada nuevo ser humano que se integra a la sociedad mundial, ya que la multiplicación de nuevos nacimientos tienen que ser mantenidos por recursos de alimentación, de agua, suelos, de bosques que gradualmente se van reduciendo y a su vez deteriora la calidad del medio ambiente, requiriéndose una política educativa ecopedagógica para enfrentar la crisis de la contaminación y las repercusiones  del calentamiento global.

La pretensión que nuestro planeta puede soportar 9000 millones de habitantes a partir del 2050, ignora por ejemplo que el cambio climático desestabiliza los sistemas agrícolas y forestarles del mundo, con más de 1000 millones de seres humanos que sufren hambre generalizada en todos los países del mundo, especialmente en los cinturones  de pobreza de las zonas tropicales de los continentes.

Existe una progresión recíproca de la destrucción ecológica de la calidad de vida en la superficie terrestre, a medida que se incrementa de forma impresionante  la población mundial, ya que consume más recursos y en su gran mayoría  son miles de millones que viven en las regiones continentales más pobres, donde la pobreza y la alta tasa de nacimientos se relacionan de forma directa, por ello el esfuerzo educativo y político por reducir el aumento de la población es una prioridad de los derechos ecológicos y de la civilización del planeta.

La proyección educativa debe orientar a las nuevas uniones heterosexuales que la planificación familiar y el nacimiento de cada niño(a) sea deseado y no sea el producto de una reproducción biológica sin control, de tipo impulsiva que derivan consecuencias para la estabilidad y sostenibilidad de la sociedad. Se requiere educar éticamente para un cambio de actitud cultural reduciendo la creación de uniones de tres o más hijos(as), considerando políticamente inmoral excederse en el número, como se da en naciones industrializadas que conservan bajas tasas de natalidad. Simultáneamente, a la aplicación de políticas educativas de concienciación de este aspecto del problema de reproducción impulsiva, se suma la presión de un consumo excesivo y superfluo por parte de las clases ricas del planeta,  que por un lado dinamiza la economía y por la otra crea abismos de carencias, exclusión, injusticias y violación de derechos humanos. .   

En los foros y debates escolares y académicos universitarios se requiere discutir sobre: ¿Cómo desde la educación racionalizar el crecimiento de la población mundial y reducir la tendencia demográfica?, ¿ Es viable un crecimiento sostenible para expandir y ampliar el pensamiento cultural civilizador?.

En síntesis, la educación formal, informal y no formal tienen el compromiso ético de educar por la salud reproductiva como una salida indispensable para garantizar  la sostenibilidad del planeta , especialmente cuando prevenimos los embarazos de adolescentes que son frecuentes en los cinturones  regionales de pobreza , por falta de educación sobre los programas de prevención y planificación reproductiva , lo que implica que el tema de la Educación Sexual y reproductiva es un eje transversal que debe recorrer la programación curricular en todos los niveles y modalidades del sistema educativo local, regional y mundial.

Vistas: 74

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Encuentro Internacional de Educación 2012 - 2013 para agregar comentarios!

Nuevo Proyecto Fundación Teléfonica

EXPERIENCIAS EDUCATIVAS SXXI

¿Quieres conocer las últimas experiencias educativas? Asómate al nuevo proyecto de Fundación Telefónica

Encuentro Internacional Educación

imagem enlace à vídeo

Álbum fotográfico

Insiders

imagen enlace a la página de los insiders

imagem enlace à página dos insiders

© 2019   Creada por Encuentro Educación 2012 - 2013.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio