Prusa 2 impresora construida en las I Jornadas de Internet de las Cosas y Open hardware en las Escuela de Arte “Antonio López” de Tomelloso (Ciudad Real) ESPAÑA el día 3 de Marzo de 2013.

Conferencia de Juan Manuel Amuedo en las I Jornadas de Internet de las Cosas y Open hardware en las Escuela de Arte “Antonio López” de Tomelloso (Ciudad Real) ESPAÑA el día 3 de Marzo de 2013.

Un inyector de plástico fundido, unos cuantos motores y una electrónica de control, son los ingredientes principales para construir una impresora de objetos en tres dimensiones. Todo esto sería normal y no tendría mayor interés que cualquier otro artefacto tecnológico si no fuera por la idea principal que subyace en este tipo de tecnología “Open Hardware”, es decir si no fuera porque usted mismo se puede construir esta impresora y realizar en casa cualquier pieza que se le pueda ocurrir. He dicho en casa y debo terminar diciendo que a un costo irrisorio.

La tecnología de impresión 3D resulta ser un concepto nuevo en los métodos de fabricación y producción de objetos que, sin lugar a dudas será, mejor dicho ya lo es, un punto de inflexión en el nuestro desarrollo tecnológico y social.

Les sigo contando y les digo que esta impresora que usted  mismo se puede montar con materiales comunes que encontrará en cualquier lugar, tiene otra importante característica y es la de ser capaz de “clonarse así misma”: es decir que una impresora puede fabricar todas las piezas para construir otra impresora exactamente igual que ella (su “madre”)

¿Han oído hablar del concepto Open Hardware? Pues si no lo han oído pronto lo oirán y no sólo eso sino que podrán beneficiarse de él. Los planos de nuestra impresora, el programa de software que la controla, la tarjeta electrónica que mueve sus motores, todas y cada una de sus piezas, sus problemas y posibles averías; todo la que se refiera a ellas,  está libre de royalties y derechos de patente en Internet, motivo por el cual su costo es muy bajo.

Existen clubs o foros de usuarios de impresoras 3D que comparten entre sus miembros informaciones y recursos que ponen en la red Internet a disposición de todo el mundo, con el fin de que cualquiera pueda beneficiarse, lo que alguien descubrió o experimentó con su propia impresora. Esta forma de  trabajar recibe el nombre de “trabajo colaborativo” y es el principal motor de  desarrollo de etas tecnologías.

Cuando un miembro de cualquier foro de impresión 3D decide construirse una  impresora recibirá apoyo y ayuda del resto de la comunidad; le serán enviadas, a precio de costo, las piezas necesarias para su proyecto y a la vez éste se comprometerá en fabricar con su nueva impresora todas las piezas para otra nueva, “clon” de la que se acaba de construir, para un nuevo miembro.

¿Cuál es el alcance de este nuevo fenómeno que podemos calificar como de escala mundial mundial? Realmente resulta difícil responder. No parece tener límite este movimiento. Existen usuarios de las tecnologías 3D Open Hardware de muy diversos niveles económicos, sociales, profesionales y culturales. Cada persona definirá su línea de trabajo y pondrá su propia experiencia al servicio de la comunidad.

¿Cuál es el futuro de las fábricas ante este nuevo paradigma? No es fácil predecirlo pero si afirmar que los sistemas productivos están en fase de cambios muy profundos. El “diseño libre” y el “hardware libre” amenazan seriamente al modelo de producción. Si el diseño de una pieza es libre y de fácil acceso, las posibilidades de creación de nuevas piezas son casi infinitas. Si decenas de miles de personas trabajan en la reelaboración de un objeto tenemos muchas posibilidades de disponer de objetos realmente “mejorados”.

El conocimiento, distribuido en la “nube de Internet”, es un potente motor de progreso. Por más que se empeñen las empresas en custodiar el secreto de sus diseños resulta imparable esta “ola de conocimiento libre y gratuito” que recorre el planeta. La revolución de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) es del mismo o incluso mayor calibre que lo fue la revolución industrial, la de la imprenta, el descubrimiento de la energía nuclear, el código genético o cualquiera otra del mismo tipo.

Resulta curioso saber que una impresora Open Hardware 3D tiene una madre que fue con la que se construyeron sus piezas partiendo de una bobina de plástico. Me parece fascinante que se pueda trazar el árbol genealógico que permite clasificar en dinastías y familias estos curiosos “robots” que sin descanso se afanan en dar forma a cualquier idea que alguien pueda desarrollar mediante un sencillo programa de dibujo en tres dimensiones. Si usted lo desea alguien le puede hacer una réplica tridimensional de su rostro: basta con que un escáner 3D le tome medida a su cara, vuelque esos datos agrupados en una “nube de puntos” en un software, retoque si usted lo desea su aguileña desviación en la nariz y después genere un sencillo “layout” tridimensional en el que este perfectamente vectorizado su rostro, para después descargarlo en una tarjeta electrónica, también “Open Hadare”, que gobierna el extrusor de inyección de plástico y, los motores, recorriendo los tres ejes X,Y, y Z, al cabo de unos minutos dejarán sobre la “mesa de operaciones” de su impresora un modelo totalmente fiel a su rostro.

José Manuel Ruiz Gutiérrez

5 de Marzo de 2013

Vistas: 137

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Encuentro Internacional de Educación 2012 - 2013 para agregar comentarios!

Nuevo Proyecto Fundación Teléfonica

EXPERIENCIAS EDUCATIVAS SXXI

¿Quieres conocer las últimas experiencias educativas? Asómate al nuevo proyecto de Fundación Telefónica

Encuentro Internacional Educación

imagem enlace à vídeo

Álbum fotográfico

Insiders

imagen enlace a la página de los insiders

imagem enlace à página dos insiders

© 2020   Creada por Encuentro Educación 2012 - 2013.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio