ALUMNO LÍDER – LIDERAZGO PARA UNA CONVIVENCIA DEMOCRÁTICA

La participación democrática del alumnado, como miembro de la comunidad educativa, es esencial y necesaria, por ser el centro de la educación. El proceso de enseñanza-aprendizaje parte del alumno y todo el sistema educativo se estructura para lograr su formación como futuro ciudadano.

 

Y como toda sociedad que se denomine democrática, necesita de representantes, de personas que sepan llevar sus inquietudes, ideas o mensajes a comunidad, y solucionar los problemas de ella misma. Por tanto, el alumno que se educa para ser un ciudadano que consolide y fortalezca la democracia, debe aprender a elegir y representar a sus compañeros de escuela. Constituirse como un líder que transforma las inquietudes, los temores, las dudas y problemas de los estudiantes en mensajes o soluciones ante la comunidad educativa que interviene en el proceso de su formación.

 

El alumno se construye como líder, como representante estudiantil, que asegura la participación democrática de sus compañeros en la vida de la institución educativa y la comunidad. Impulsa un cambio fundamental para la mejora de la educación, inculcando la inspiración de un propósito común, que “genera consensos y puede tomar decisiones con otros”, los cuales impulsa para democratizar las relaciones entre los integrantes de la comunidad educativa.

 

El alumno líder se organiza y promociona la participación de los niños, niñas y adolescentes. Lidera un proceso de construcción de normas de convivencias consensuadas entre los estudiantes, que luego son propuestas a todos los miembros de la comunidad educativa, con el fin de contribuir a solucionar los conflictos y construir un ambiente escolar democrático y pacífico.

 

Dentro de las instituciones educativas, el alumnado se organiza en asociaciones estudiantiles con diferentes fines, y podemos afirmar que el más representativo se centra en los municipios o consejos estudiantes. Espacios de construcción de liderazgos democráticos y de distribución de poderes consensuados entre los estudiantes. La representatividad que tienes estos órganos estudiantiles forman relaciones humanas respetuosas que determinan la formación de la identidad personal y colectiva, base del futuro comportamiento ciudadano.

 

Este liderazgo que cimienta una convivencia democrática y “sin violencia en las instituciones educativas” solo se puede dar si la comunidad educativa está abierta a escuchar, debatir y consensuar con los estudiantes. Si al alumno le “corresponde opinar sobre la calidad del servicio educativo que recibe y participar en la planificación de los procesos pedagógicos”, entonces el fortalecimiento de su capacidad reflexiva, crítica y propositiva debe ser un eje esencial en su formación como estudiante, persona y ciudadano.

Artículo 117°.- El estudiante

Tiene el derecho y el deber de participar organizadamente en la elaboración y evaluación de los criterios y normas de convivencia, las cuales debe respetar fortaleciendo su identidad personal, así como su conciencia moral y autónoma para contribuir a una sociedad pacífica, democrática, multicultural, solidaria, justa y tolerante. Asimismo, le corresponde opinar sobre la calidad del servicio educativo que recibe y participar en la planificación de los procesos pedagógicos.

Reglamento de la Ley N° 28044 Ley General de Educación

Vistas: 7371

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Encuentro Internacional de Educación 2012 - 2013 para agregar comentarios!

Nuevo Proyecto Fundación Teléfonica

EXPERIENCIAS EDUCATIVAS SXXI

¿Quieres conocer las últimas experiencias educativas? Asómate al nuevo proyecto de Fundación Telefónica

Encuentro Internacional Educación

imagem enlace à vídeo

Álbum fotográfico

Insiders

imagen enlace a la página de los insiders

imagem enlace à página dos insiders

© 2020   Creada por Encuentro Educación 2012 - 2013.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio