MARCELO BAZÁN, Misael David

 

Son ustedes padres de familia que tienen media hora para buscar un colegio y escoger, definir, sentir el colegio y decir “esto es para mis hijo, esto no”. ¿Qué cosa es lo que preguntan?¿Qué cosa es lo que averiguan?. A mí me ha pasado más de una vez, visitar colegios en mi rol de educador, como padre de familia. Hay tres cosas que a mí me parecen que son claves. No es el currículo del colegio, no es la propaganda, no es la infraestructura, no son los diplomas de los profesores. Yo me fijo en tres cosas. Primero: Los baños, ¿qué cosa más íntima?¿Más privada?¿Más muestra de respeto por las necesidades de las personas que el baño de los alumnos?¿El baño de los profesores y el baño de los trabajadores? Esto da una buena idea de qué consideración tienen los promotores del colegio con respecto a la parte más íntima que tiene una persona que es aquella que ocurre cuando tiene que ocuparse de sus necesidades de higiene personal. Lo segundo es: ¿Dónde queda la oficina del director? Están allá en el tercer piso en el Olimpo para que nadie los moleste, para que nadie los fastidie, para no tener que intervenir en las cosas cotidianas, ¿o está ahí en el patio, al lado de los padres, al lado de los alumnos? Para que pueda ver con sus propios ojos todo el tiempo lo que está pasando a su alrededor y para que la distancia entre el alumno con el director sea de un metro o dos, lo que tome tocar la puerta y entrar. Y en tercer lugar, ¿cómo es la evaluación de ingreso?¿La evaluación de ingreso es un evaluación por la cual el colegio toma pruebas psicológicas, académicas y demás al estudiante para poder ver desde que el niño es pequeñito quién tiene una yayita para no aceptarlo?¿Quién tiene una mente por debajo de la privilegiada para no aceptarlo? El mensaje que se transmite con eso, es decir “nosotros no queremos niños con problemas”.”Y vamos a descartarlo de inmediato y si van a aparecer después lo vamos a descartar después”. En cambio hay colegios que escogen al azar o porque son los hijos de ex alumnos o porque son hermanos de estudiantes que ya estudian y no juzgan al niño para decidir si lo reciben o no. Simplemente el contexto que hace a unos y a otros no. Pero no  porque el niño tenga alguna lesión o porque el niño tenga alguna falla estructural o porque su cerebro no es el privilegiado. Porque lo que nos están diciendo en pocas palabras es “no queremos niños que tengan alguna dificultad”. En otras palabras: Los niños que necesitan al mejor colegio son rechazados por aquellos que se dicen ser “los mejores colegios”. Lo segundo, que hay que pensar en términos de la educación de hoy es el tema de la evaluación. Se habla mucho de las inteligencias múltiples. Probablemente algunos de ustedes hayan escuchado hablar de que las personas no solamente tienen inteligencia lógico matemática. Sino también naturalista, intrapersonal, social, corporal, kinéstesica, musical, espacial. Gracias a Howard Gadner, un sicólogo de Harvard que planteó esto como consecuencia de un largo estudio hace más de treinta años. Pero aun hoy nosotros vemos, por ejemplo, si un alumno recibe una libreta en la que tiene por decir, un veinte en arte, 18 en literatura, 11 en matemáticas, 11 en biología, lo que va decir el común de los padres o el común de los maestros tutores es: “oye que te pasa estas mal en matemáticas, estas mal en biología, ¿por qué no estudias más?”. Raro serán los padres o consejeros o tutores que le digan: “Que gusto me da que te hayas sacado 20 en arte, ojalá que te sigas esforzando en arte”. “Y ojalá si te hace falta algo más te voy a dar clases de refuerzo de arte”. “Porque tu éxito se va a construir sobre tus áreas fuertes y no sobre tus áreas débiles”. Pedirle que dedique todo su tiempo a estudiar matemáticas a una persona que tiene limitaciones en su aprendizaje o el disfrute de matemáticas es hacerle perder el tiempo en lugar de cultivarle sus fortalezas. El éxito en la vida se juega en las fortalezas. Y no en el cultivo de las debilidades. Claro, uno tiene que aprender un mínimo suficiente como para poder aprobar, para ser una persona adaptada, una persona que llega por lo menos al común del conocimiento esperado para un cierto nivel. Pero de ahí a despreciar los talentos, las fortalezas, las virtudes del alumno porque tiene que salir mejor en matemáticas es absolutamente ridículo y retrógrado. Cuando hablamos del respeto a los talentos, las capacidades y las virtudes y fortalezas de los alumnos: Hay una universidad que quiere ofrecer una beca para un alumno que tiene el potencial de tener éxito en la vida, potencial de ser líder, tener éxito en la vida, etc. Y tenemos dos alumnos. Un alumno es un alumno homogéneo, meticuloso, dedicado, concentrado en sus libros. Sistemáticamente saca 16, 17, no muy sociable. No hace muchas cosas que más allá de dedicarse a estudiar, está en el tercio superior. Tenemos otro estudiante que es: Un chico sociable, cuenta chiste, toca música, toca guitarra. Puede organizar actividades del grupo. Puede sacar 20 en computación, 11 en matemáticas. Su promedio es trece. ¿A quién le dan la beca? Al que tiene 17. ¿Quién tiene más posibilidades de tener éxito como emprendedor líder de su generación? El otro el que tiene 13, solamente que todavía en el colegio no encontró el estímulo o la motivación suficiente para explotar todos sus potenciales. Pero todos los datos están ahí, es cuestión nada más que hagan “click” y se va a convertir en una persona de mucho éxito. Pero le vamos a dar la beca al otro y vamos a dejar afuera el que en realidad tiene mayor potencial. Una analogía, vemos un zapato. Esto se parece a la inteligencia de muchos padres y de muchos profesores, y les voy a explicar por qué. Son padres de familia y quieren donarle zapatos a los alumnos del Primer grado. Y entonces, ¿qué hacen? Un profesor tradicional, un padre de familia tradicional, lo que hacen es preguntarle al pediatra o al profesor,”¿cuál es el tamaño estándar de calzado en primer grado?”. Entonces le dicen “26”. Entonces van a la tienda, compran 30 pares de zapato 26 y los lleva al aula. Y entonces cuando va al aula descubre que hay niños que calzan 28. Que tendrán que cortarse el pie, pues para que calce. Y hay niños que calzan 24, que tendrán que rellenarlo con algodón o con algo porque “el estándar es 26”. Y si el alumno no se ajusta al estándar tiene que deformarse corporalmente para ajustarse al estándar. Que es el examen, que es la tarea, que es el estilo de aprendizaje. Que es el ritmo de avance en los libros, y demás. Una cosa tan elemental como entender que todos los niños son diferentes. Y que es absolutamente evidente cuando hablamos del zapato. No es evidente cuando uno habla de capacidades no visibles, no tangibles. Como por ejemplo la inteligencia, la madurez, la capacidad de funcionamiento intelectual en ciertas áreas, la motivación, los procesos de aprendizaje. Como no se ve. Los zapatos si se ven y nos causaría risa. Porque es tonto que alguien diga voy a ponerle un zapato de 26 a alguien que causa 28. O alguien que calza 24 ponerle 26, uno se ríe. Pero cuando decimos que eso mismo pasa en la mente de los chicos. Que todos son diferentes y piensan distinto y avanzan distinto y entienden distinto y captan distinto y se motivan distintos y tienen distintas velocidades de procesamiento intelectual y tienen distintos intereses, etc. Nos dicen “no, el estándar es este y todos tienen que aprender”, ”igual, al mismo tiempo, con el mismo programa, con el mismo libro, con la misma tarea”, “con el mismo ejercicio, con los mismos exámenes serán evaluados”. Porque lo que manda es el estándar.

Nuestro sistema educativo es anacrónico. Ya no sirve transmitir contenidos académicos; ahora tenemos que enseñar cosas distintas.

Hay que reinventar el sistema educativo sobre nuevas bases. Ya no estamos educando a nuestros niños para operar grandes máquinas manufactureras; tienen que tener inteligencia de la calle, para la vida, emprendedores, inteligencia emocional y para ello necesitamos que nuestro sistema educativo reconozca y promuevan esto; no como una alternativa al conocimiento, sino en correspondencia con él. Una nueva era requiere una nueva caja de herramientas; y esta requiere nueva imaginación y reconocer que el pasado es exactamente eso, pasado.

Una continua búsqueda de equilibrio entre lo práctico útil y lo teórico “ornamental”. Desde la perspectiva de un niño de hoy, siglo XXI.

¿Qué se debe enseñar en la era del “Google”? Las competencias más relacionadas con las necesidades de los modelos económicos emergentes, que con las del siglo pasado alineado al modo de producción industrial.

1.-MANERAS DE PENSAR:

- Creatividad e innovación.

- Pensamiento crítico, resolución de problemas, toma de decisiones.

-Aprender a aprender, metacognición (conocimiento sobre los procesos cognitivos).

2.- HERRAMIENTAS PARA TRABAJAR:

- Alfabetización informacional.

- Alfabetización en tecnologías de la información y comunicación.

3.- MANERAS DE TRABAJAR:

- Comunicación.

- Colaboración (trabajo en equipo)

4.-MANERAS DE VIVIR EN EL MUNDO

- Ciudadanía local y global (Nuevo orden mundial).

- Vida y carrera.

- Responsabilidad personal y social incluyendo conciencia y competencias culturales.

 

Finalmente: Competencias para pensadores comprometidos y ciudadanos éticos con espíritu emprendedor.

Desarrollo de un nuevo currículo para el siglo XXI;

-          Competencias para el siglo XXI.

-          Aprendizaje y currículo interdisciplinario.

-          Aprendizaje experiencial y significativo.

-          Aprendizaje personalizado

-          Tiempos y ritmos flexibles en una variedad de entornos de aprendizaje.

-          Evaluación de competencias.

Quiero educar a cada alumno(a) para que llegue a ser:

-          Una persona segura

-          Un aprendiz auto-dirigido

-          Un contribuyente activo

-          Un ciudadano preocupado

-          Resiliencia, optimismo

-          Fortalecimiento de la calidad y la cantidad de Educación Física, de las Artes y de la Música.

Vistas: 68

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Encuentro Internacional de Educación 2012 - 2013 para agregar comentarios!

Nuevo Proyecto Fundación Teléfonica

EXPERIENCIAS EDUCATIVAS SXXI

¿Quieres conocer las últimas experiencias educativas? Asómate al nuevo proyecto de Fundación Telefónica

Encuentro Internacional Educación

imagem enlace à vídeo

Álbum fotográfico

Insiders

imagen enlace a la página de los insiders

imagem enlace à página dos insiders

© 2021   Creada por Encuentro Educación 2012 - 2013.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio