Nuestra sociedad actual esta experimentando altos niveles de violencia social. Violencia que se reproduce en las Instituciones Educativas, manifestándose de diferentes formas: la agresión física y psicológica, la humillación, el abuso sexual y el tan mencionado bullying. Teniendo grandes consecuencias negativas en los estudiantes, como daños físicos, éticos, emocionales, psicológicos y académicos. Todo esto en perjuicio de la formación de la personalidad del estudiante. Generando problemas en las relaciones sociales dentro de la comunidad educativa y la convivencia democrática en las escuelas.
Si no existe una buena convivencia escolar que respete y fortalezca la identidad personal del estudiante, se genera una insatisfacción y decepción por el sistema escolar, interrumpiendo su formación como ciudadanos. El fracaso de la “formación y consolidación de su identidad y autoestima y su integración adecuada y crítica a la sociedad para el ejercicio de su ciudadanía en armonía con su entorno” de los estudiantes interrumpe y detiene nuestro progreso como sociedad. Por lo tanto, la urgencia de desarrollar estrategias, prácticas, modelos y procedimientos que detengan y rompan esta reproducción de la violencia social en las I.E.
El Estado Peruano ha dado un gran paso con la Ley N° 29719 Ley que promueve la convivencia sin violencia en las Instituciones Educativas y su Reglamento aprobado por Decreto Supremo N° 010-2012 ED. En la cual se determina que la finalidad de la Convivencia Democrática en la I.E. es:“propiciar procesos de democratización en las relaciones entre los integrantes de una cultura de paz y equidad entre las personas, contribuyendo de este modo a la prevención del acoso y otras formas de violencia entre los estudiantes.”
 
Entonces, para la “prevención del acoso y otras formas de violencia entre los estudiantes” debemos generar espacios de dialogo en donde se canalice las discusiones y debates, basándose en los principios democráticos de respeto mutuo, tolerancia e integración. Los alumnos deben constituirse como los principales abordadores de los temas problemáticos de su realidad escolar, aprender a debatir y comprender las causas de los mismos, dialogar y encontrar punto de coincidencia de ideas, formular y proponer alternativas de solución a estos problemas, y participar activamente en estas soluciones consensuada entre estudiantes. Transformando y mejorando el clima de relaciones sociales entre los alumnos en las aulas, los pasillos y los patios de recreación. Y construyendo una verdadera cultura de paz con participación democrática.
La convivencia democrática es una manifestación de la cultura de paz en las Instituciones Educativas. Las escuelas sin violencia es el reto a cumplir de nuestra sociedad. Cada miembro de la comunidad educativa tiene su rol en este proceso de mejorar y fortalecer la participación democrática en las escuelas. El docente, como mediador del aprendizaje y modelo de conducta, debe motivar, crear y fortalecer las condiciones de desarrollo de los principios, valores y actitudes democráticas, para que el alumno se involucre activamente en la vida cotidiana como ciudadano comprometido con el bienestar social de la sociedad.
Todo esto con el objetivo de la inserción integral y exitosa de los estudiantes como ciudadanos en la vida democrática y social de la sociedad.

Vistas: 5159

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Encuentro Internacional de Educación 2012 - 2013 para agregar comentarios!

Nuevo Proyecto Fundación Teléfonica

EXPERIENCIAS EDUCATIVAS SXXI

¿Quieres conocer las últimas experiencias educativas? Asómate al nuevo proyecto de Fundación Telefónica

Encuentro Internacional Educación

imagem enlace à vídeo

Álbum fotográfico

Insiders

imagen enlace a la página de los insiders

imagem enlace à página dos insiders

© 2020   Creada por Encuentro Educación 2012 - 2013.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio