Educación Ambiental, un compromiso educativo.

“El hombre es el único animal capaz de matar a otro ser de su misma especie, capaz de genocidios, de torturas inverosímiles, porque la evolución se equivocó, puso al hombre el cerebro de la inteligencia, del amor platónico, de la creatividad, de la poesía, de la música, la alevosía y también la sangre, pero lo separó del cerebro del instinto, el que hace que un león jamás mate a otro león que ha doblegado en la lucha”, Rodolfo Tálice

El aprendizaje como resultado, no muestra los momentos dolorosos y frustrantes que definen un producto aprendido, que en ocasiones es responsabilidad de los educadores que sostienen que "la letra con sangre entra" o que sin “dolor no se puede aprender”. Otras veces lo aprendido viene con la satisfacción que generó el proceso, el que muchas veces está asociado a la figura del enseñante y de aquél momento que lo marcó.  Por ello no existen recetas para esta noble tarea, sólo experiencias que van marcando la tarea del educador. Responsablemente estas experiencias deben llevarse al plano de la reflexión y así, este proceso metacognitivo, le permitirá al educador entender cómo logró tal o cual resultado, aunque la próxima vez, el público distinto le marcará sus diferencias experienciales y nuevamente deba insistir en la reflexión de sus praxis y en una metódica planificación, pero no “de papel¨.
Desde estos planteamientos la discusión de si la docencia es una profesión o no, sigue siendo un debate que difícilmente logre acuerdos unánimes. Más allá de esto, la labor educativa requiere de 2 actores claves y de un vínculo entre ellos en el marco de un contexto dado.
Nosotros concebimos al proceso educativo como el conjunto de relaciones que se ponen en marcha para que el enseñante logre que el educando incorpore y desarrolle un constructo que lo transforme. También en este proceso el enseñante será transformado, así como el vínculo y el entorno de ambos.
Nuestra mirada es desde el paradigma  de la complejidad (Morin, 1999).
No hay aprendizaje si no hay transformación, podríamos decir que es cómo el efecto mariposa, una aparente pequeña modificación del sistema cognitivo puede significar una gran ruptura. No debemos olvidar los grandes aporte de Gardner (1984), quien nos desafiara a bajar del pedestal a “la  intelgencia” centrada en  los aspectos lógico matemático y lingüístico, para cuestionarnos de que manera deberíamos llamarle a esas maneras de aprender y de expresar lo aprendido, como por ejemplo la inteligencia emocional (Goleman, 1998), la inteligencia artística, la inteligencia cinestésica, etc. Pensemos en un Beethoven componiendo aún desde la sordera obras que desafiaron al tiempo, o a los maravillosos pintores como un Monet, o a los atletas que hacen historia por sus proezas. Nuevamente parece que los clásicos nos recuerdan que la modernidad industrial equivocó el camino de las siguientes generaciones, al establecer estándares de lo que significa inteligencia. Sin lugar a dudas estamos a mucha distancia de que los educadores en su conjunto internalicen estas concepciones. En las aulas aún sigue priorizándose como más válido el pensamiento abstracto formal y descalificándose en forma sutil (a veces) a las otras formas de inteligencia.
Todo esto tiene sus causas en los procesos  en los que el  poder político político definió qué tipo de inteligencia era necesaria para lograr sus objetivos a nivel de los poderosos sistemas económicos internacionales, acotando la concepción de desarrollo. Así la enseñanza  de las ciencias pasó a ser jerarquizada y priorizada en los EE.UU una vez que se lanzó el Sputnik por la Unión Soviética, o como la enseñanza de la tecnología fue clave en los modelos de la revolución industrial y posrevolución y qué decir entonces, en la actual era de la informatización.
La educación responde a su tiempo como reproductora de un modelo, pero no menos cierto es, que los Estados deben garantizar sus proyecciones más allá del momento, y eso sólo se obtiene con políticas de Estado. Si logramos entender lo complejo que es el universo de la educación formal y los intereses que la atraviesan, podríamos entonces  imaginar que la educación Ambiental  aún no se asume como clave, pues de hecho es sólo parte del modelo socioeconómico hegemónico, es más, es una de esas "asignaturas" que compromete al sistema político nacional y a quienes educan desde los sistemas formales, ya que deja en evidencia que en ocasiones para los Estados los fines justifican los medios, y aunque tenga mucho maquillaje el  plan a desarrollar queda al descubierto ante los ojos capacitados de aquellos que no quieren comprometer el futuro de las futuras generaciones.
No puede existir Educación Ambiental sin que se defina previamente que tipo de ciudadano quiere formar y para qué, ya que desde el inicio esta transdisciplina está atravesada por los valores que hacen a los individuos, a las comunidades a las que pertenecen y al microsistema social y cultural del que forman parte.
Entonces, si honráramos a nuestro Rodolfo Tálice (1899-1999) y a quién por los ´60 conmocionó al mundo con su Primavera Silenciosa(1962), Rachel Carson (1907-1964), nos preguntáramos:
1- ¿En qué asignaturas de la formación profesional se reflexiona sobre temas ambientales?
2- ¿Qué visión mantenían esos enfoques?
3- ¿De cuántas jornadas, a lo largo de la formación académica, sobre temas ambientales recordamos haber participado activamente?
Seguramente serán asignaturas  las vinculadas con la salud pública , salud laboral, salud y sociedad, biología, geografía, o ciencias ambientales, obviamente. Desde el arranque este tema tiene connotaciones transdiciplinares, sin embargo, muy menudo su tratamiento se realiza desde un corte disciplinar.
Ahora bien, pensemos en la enseñanza universitaria. ¿En cuántas de las carreras terciarias y universitarias los temas ambientales están explícitos y se enseñan, aunque más no sea con marcados sesgos disciplinares?¿En cuántas carreras estos temas son tomados realmente con la jerarquía equivalente del que aprende Física cuántica o Ingeñiería o Jurisprudencia  en  Derechos Humanos o Biotecnología? ¿y en la Formación de los Profesores?. Aún en las carreras que tienen mucho que ver desde  sus posgrados o especializaciones como Ecología, no son vistas más que cómo si se tratara de la formalización de ambientalistas, incluso por sus pares universitarios. No siempre estas manifestaciones son explícitas, sin embargo en las culturas académicas ocultas están presentes. Incluso en los Proyectos y sus financiaciones se ponen también en evidencia. Muchas veces los temas ambientales son simples seminarios no obligatorios.
En carreras tales como Veterinaria, Agronomía o  del área de la salud, los abordajes ambientales están muy distantes de ser incorporados con su real dimensión, y en general suele ser visto como variables exógenas al hombre y sus culturas, por ejemplo.  
Afortunadamente, el debate en la sociedad sobre Cambio Climático, las Plantas de celulosa, la Minería a cielo abierto, la contaminación de la Cuenca del Santa Lucía, los problemas de la dependencia al petróleo, las normas UNIT para temas ambientales, las reglamentaciones en torno a la conservación de la biodiversidad, la pobreza y  la indigencia, la seguridad ciudadana, la educación en el Uruguay, etc transforman estos temas en tópicos de relevancia académica y político-económicos y son fuentes de presión desde la comunidad no académica.
"Una Década para el Cambio: 2005-2014", ha sido la meta de las Naciones Unidas para la Educación para el Desarrollo Sostenible para este decenio, a la que Uruguay suscribió. Se basa en 4 grandes objetivos:
1- Promover la Educación Básica: contextualizar culturalmente lo que se enseña, estimulando a los sujetos a participar e involucrarse activamente en la toma de decisiones de sus comunidades.
2- Innovar curricularmente: desde la preescolar hasta la Universidad, abordando curricularmente como principales temas del Desarrollo Sostenible, teniendo particularmente en cuenta lo económico, lo social, lo cultural y lo político y lo ambiental.
3- Sensibilizar a las comunidades: a través de los actores especializados y a través del trabajo en redes así como utilizando los recursos de las nuevas formas de informatización de la información y a través de los medios masivos de comunicación.
4- Incentivar la formación práctica: estimular y propender hacia una formación integrada entre lo tecnológico y científico y el mundo laboral real, incorporando a los diferentes actores de este universo.
Como vemos los objetivos no son más que la formalización del sentido común, sin embargo, no parece tarea sencilla. Pasamos por otro proceso de transformación educativa a nivel de ANEP, pero sin cambios hacia las metas de la UNESCO, ya que en posibles contextos profundamente asignaturitas difícilmente haya espacios para la interdisciplinariedad  necesaria para el abordaje de estos temas.
Desde el regreso a la democracia, la educación integral y obviamente en ella, la educación ambiental son meras promesas de campañas electorales, sotenidas después por quiénes ocupan las direcciones responsables.
Por eso cuando nos preguntamos cómo hacen en los países desarrollados para que sus pobladores cuiden el ambiente y respeten las normas en torno a la conservación de la vida silvestre, debemos ser enfáticos: CULTURAS CONSTRUÍDAS POR SIGLOS, donde el enclave sustancial está en la educación desde el hogar, pasando por la educación formal, siguiendo por la educación informal (Clubes deportivos, ONG´s, Scouts, etc) y la educación religiosa, acompañadas por normas desde un Estado coherente con la práctica, desde las políticas de Estado que trascienden así, las campañas electorales y los colores políticos.
Deberíamos de preguntarnos cuán reales son nuestras legislaciones a la hora de cobrar definiciones sobre estos temas. En muchas ocasiones se borra con el codo lo que se escribe con la mano.
Algunas acciones que nos permitan avanzar
A los educadores, formales o informales, les proponemos trabajar en proyectos ambientales, que desde la definición que hemos dejado traslucir en el texto, hace al hombre y su cultura sustentada en el nicho que le corresponde. En una palabra, todos los niños, jóvenes, adultos, profesionales, etc pueden ser parte de los grupos de trabajo para resolver temas cotidianos y microlocales como la cañada que atraviesa en barrio, o simplemente un espacio para que los niños puedan jugar, o el abordaje de la problemática del asentamiento, etc.
Presentadas las alternativas de solución deben estudiarse desde su viabilidad económica y cultural, ya que como mencionamos aspectos culturales pueden determinar que una solución excelente desde lo económico pueda ser un fracaso en su ejecución y sostenibilidad. En este momento el compromiso y responsabilidad en la toma de decisiones  de los distintos actores involucrados es clave.
Comunicar y realimentar el planteamiento desde el enriquecimiento de contactarse con otras organizaciones, en especial las que tienen que ver con decisiones políticas, ya que de lo contrario podemos caer en vacíos estratégicos.
Elaborar un proyecto, de amplia participación, como hemos planteado, que permita evidenciar las fases de ejecución y viabilidad así como los resultados esperados.
Divulgar este proyecto y compromiso a través de los medios masivos de comunicación y en especial usando estrategias de marketing  a pequeña y mediana escala. Por ej. la presentación en las comisiones vecinales, en la escuela del barrio, la Alcaldía, etc. También es muy relevante el desarrollar Exhibiciones, Ferias, Concursos,  Auditoría ambientales y en salud con los jóvenes de los centros educativos, etc.
Establecer una política de seguimiento y fortalecimiento de los alcances y del proyecto en el tiempo. No basta con que por ej. motivemos el uso y fabricación de papel reciclado si después no existe una forma de sustentarlo.
Por otra parte, las teorías macroeconómicas nos delimitan la importancia del ambiente al definirlo como una variable más, capaz de ser cuantificada y por ende, necesaria para el establecimiento de políticas económicas globales. Así es como las leyes de la termodinámica tan distantes en apariencia de la economía, terminan siendo la referencia inexcusable para los modelos actuales.
Ecuaciones y fórmulas que no hacen otra cosa que justificar las acciones políticas de los gobiernos, en torno a los temas que sin embargo están jaqueando la existencia de las futuras generaciones.
Por otra parte más de 170 tratados promovidos por las Naciones Unidas en torno a la Conservación y Preservación de la Biósfera, sólo permanecen como buenas intenciones en volúmenes de miles de páginas, mientras la tecnósfera parece no retroceder, y el Uruguay continúa suscribiendo a los mismos sin percatarse de lo que eso significa.
La Educación Ambiental es el gran reto de los Estados. La funcionalidad de nuestras redes en torno a los temas que nos convocan parecen funcionar asincrónicamente, ¿será posible que desde nuestros lugares logremos resultados más satisfactorios?
Bibliografía sugerida

1- Revista el Nuevo Correo de la UNESCO. Mayo 2005.
2- Mc Luhan, M. El Aula sin Muros. Ed. de  Cultura Popular. Barcelona- España. 1967.
3- Abaca, Mª C.,Vila, A. Invitación a la Educación Ambiental. Fundación Vida Silvestre Argentina. Biblioteca Ecológica. Ed. Planeta. Argentina. 1994.
4- Wrigth, D. The changing World in the Classroom. Educación y Acción para el Desarrollo – FAO . Londres- 1989.
5- Gudynas, E; Evia, G. La Praxis por la Vida. Introducción a las Metodologías de la Ecología Social . CIPFE. Montevideo – Uruguay. 1991.
6- Martin, P. First Steps To Sustainable Development. The School  and The Environment . WWF. Londres - Inglaterra. 1991.

Vistas: 84

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Encuentro Internacional de Educación 2012 - 2013 para agregar comentarios!

Nuevo Proyecto Fundación Teléfonica

EXPERIENCIAS EDUCATIVAS SXXI

¿Quieres conocer las últimas experiencias educativas? Asómate al nuevo proyecto de Fundación Telefónica

Encuentro Internacional Educación

imagem enlace à vídeo

Álbum fotográfico

Insiders

imagen enlace a la página de los insiders

imagem enlace à página dos insiders

© 2021   Creada por Encuentro Educación 2012 - 2013.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio