Introducción

En el campo de la educación, currículum es un término polisémico, una palabra que se asocia a una pluralidad de significados[1], así mismo es considerado una construcción cultural[2] y como tal deja claro y en evidencia que no es un modo de organizar las práctica educativas como algo a priori y dado, como un recetario específico y determinante que de antemano nos indica hacia donde se debe dirigir el acto educativo.

La historia del Curriculum podría escribirse precisamente como un largo debate acerca de lo que se entiende como la relación apropiada entre sus dos caras: entre reflexión y acción, entre sujeto que investiga y objeto que es investigado, entre la teorización sobre el curriculum desde distintos marcos disciplinares por un lado, y la realidad, la práctica del curriculum en la acción, por otro[3]; o sea, el curriculum como constructo cultural surge de algún lado, desde algún ángulo cultural, social o político; por ende y en este mismo sentido posee una intencionalidad que se encuentra supeditado a ciertos intereses de la propia institución educativa y los actores que lo construyen.

En el transcurso de la misma construcción del curriculum quedan latentes elementos que no son tangibles ni se plasman y pasarán a ser lo que algunos autores denominan curriculum oculto, y “no hay que desconocer que existen prácticas educativas que inciden en la formación aún cuando no han sido definidas previamente”[4].

Generalmente la cultura dominante pesa fuertemente en el proceso de la elaboración del curriculum y quienes participan en el mismo, no solo no son neutrales sino que tienen intereses claramente definidos, que como ya se mencionó son sociales y políticos; no obstante que el cuerpo docente habitualmente es afecto a decir que no tiene intencionalidad política.

Si bien se puede considerar a un curriculum con carácter democrático, donde se considera la pluralidad de propuestas e ideas, se sabe que es realmente falaz ya que en todo grupo de trabajo existen los líderes naturales,  quienes son afectos a imponer sus propuestas, al menos en el contexto actual en la República Argentina, con todavía fuerte reminiscencia de algunas prácticas no ortodoxas en el espacio educativo; si esto no fuera así la realidad educativa sería sustancialmente diferente en estos momentos. No obstante para comenzar a construir un currículum  se deben tener en cuenta todos los procesos que se desenvuelven y discurren en el aula y en la institución escolar.

De este modo el curriculum debe ser visto y construido bajo el ángulo de la misma praxis pedagógica: “Concebir el currículum como una praxis significa que muchos tipos de acciones intervienen en su configuración, que el proceso tiene lugar dentro de unas condiciones concretas, que se configura dentro de un mundo de interacciones culturales y sociales, que es un universo construido no natural, que esa construcción no es independiente de quien tiene el poder para construirla.”[5]

Desarrollo

En toda Institución educativa existe lo que le da cuerpo a la misma y eso es el denominado Proyecto Educativo Institucional, conocido por sus siglas: PEI. El mismo consta de diferentes dimensiones: la administrativa, la pedagógica y la socio-comunitaria. 

Dentro de la dimensión pedagógica se encuentra el Proyecto Curricular Institucional (PCI), que se conforma observando los lineamientos del diseño curricular provincial (DCP). O sea, como se observa en el esquema Nº1, la construcción del PCI es una secuenciación de numerosos trabajos que debería realizar toda la comunidad educativa siempre y cuando esté informada y con una clara conciencia del propio PEI que se tiene madurado cada uno de los miembros de la institución educativa. 

Ahora bien como sabemos en varios establecimientos educativos el PEI es algo inexistente para algunos, desconocido para otros y en el mejor de los casos un conjunto de buenas intenciones enmarcadas en objetivos institucionales. Cuando las autoridades convocan a los docentes para participar en la reformulación del PEI o en la construcción del mismo, generalmente debido a la falta de una buena organización con profesionales altamente eficientes y experimentados, pasa a ser una reunión de diálogos bien intencionados y propuestas verbales raramente escritas y llevadas a la práctica. La necesidad de profesionales de la educación especializados en curriculum son los que escasean, ahora bien si la presencia de ellos es concreta en cada institución cuando se elabora o reelabora un curriculum es probable que este tipo de orientación y seguimiento coadyuve a plasmar un gran anhelo educativo: tener el propio PEI institucional, el cual da respuesta educativa y social al entorno de la institución.

  

 

 Esquema Nº1: Del PEI (proyecto educativo institucional) al PCI (proyecto curricular institucional)
 

 El curriculum puede analizarse desde cinco ámbitos formalmente diferenciados según Gimeno Sacristán[6]:

  • El punto de vista sobre su función social, en tanto que es el enlace entre la sociedad y la escuela.
  • Proyecto o plan educativo, pretendido o real, compuesto de diferentes aspectos, experiencias, contenidos, etc.
  • Se habla de curriculum como la expresión formal y material de ese proyecto que debe presentar bajo un formato sus contenidos, orientaciones, secuencias para abordarlo, etc.
  • Se refieren al curriculum quienes lo entienden como un campo práctico. El entenderlo así supone la posibilidad de: 1) Analizar los procesos instructivos y la realidad de la práctica desde una perspectiva que les dota de contenido. 2) Estudiarlo como territorio de intersección de prácticas diversas que no sólo se refieren a los procesos de tipo pedagógico, interacciones y comunicaciones educativas. 3) Vertebrar el discurso sobre la interacción entre la teoría y la práctica en educación.
  • También se refieren a él quienes ejercen un tipo de actividad discursiva académica e investigadora sobre todos estos temas."


Un caso particular para ciudades costeras.  

Precisamente el primer punto de Gimeno, en el párrafo precedente, muestra cual es el origen de una escuela secundaria modalidad técnica con orientación en ciencias marinas, ya que la misma surge por la visión de algunos educadores en cuanto a los nuevos requerimiento de una sociedad que vive frente al mar y la función básica social la cumple, ofrece una especialización en una temática donde les permite tanto a los alumnos como a los docentes establecer líneas de acción entre la sociedad y la escuela, con un interés común: los recursos marinos, piedra fundamental de posibles fuentes laborales para los jóvenes de la sociedad donde está inmersa; el curriculum de este tipo de escuela cumple con esa función social.

 

Curriculum oculto experiencia personal

 

Sobre esta temática muchísimo pedagogo y educadores han escrito libros, artículos y hasta trípticos, cada uno desde su óptica y según los condicionamientos sociales del momento. De entre estos autores coincido con las opiniones que ha vertido Ivan Ilich como cuando se refiere al curriculum oculto “Lo que importa en el currículun oculto es que los estudiantes aprendas a que la educación es valiosa…”. precisamente el curriculum ya sea explícito u oculto a mi criterio es muy beneficioso para el alumno principalmente cuando el docente va generando situaciones educativas, insertando elementos didácticos, etc. que responden a la demanda de los educando y a las innumerables situaciones sociales cambiantes que de alguna forma siempre insta y clama dentro de la clase para surgir; situaciones estas que estimo pasan a integrar el curriculum oculto. Por ejemplo en una clase de cartografía náutica tuve que cambiar la forma de trabajo planificada, ya que el efecto del hundimiento de un barco cercano a la localidad generaba tal revuelo que, con solamente cambiar la posición o ángulo de la clase me permitió enseñar lo planificado, pero de una forma completamente distinta y allí de alguna manera surgen condimentos propios tanto del docente como de los alumnos que van a integrar el curriculum oculto que les permite visualizar “que la educación es valiosa”.

 

Jackson[7] llega a diferenciar tres aspectos básicos del curriculum oculto, existente en la escuela tradicional, que llevan al aprendizaje de la sumisión: A) la monotonía de la vida en el aula, lugar en que los alumnos pasan una cantidad importante de tiempo, la mayor parte del mismo inmóvil y sin comunicación alguna. B) La naturaleza de la evaluación, la mayor parte de las veces poco explícita y sancionadora, ofreciendo pocas posibilidades para que el alumno pueda jugar un papel activo. C) la jerarquización existente en la escuela y el control de la situación por parte del profesor casi de manera exclusiva. Situaciones todas estas que se deben modificar a la brevedad para lograr en toda América Latina un cambio cualitativo en la educación.

 

Final  

La pregunta que un lector se hace a esta altura es por que ese título?, simplemente por que no existen nunca dos pizzas iguales, como el curriculum; depende del cocinero y quienes contribuyen en la cocina con los ingredientes es  la calidad de la pizza que se obtiene; o sea depende del cuerpo docente, los actores institucionales y el entorno social, el curriculum que se construye de una u otra forma. Y por último, la levadura o leudante es el curriculum oculto, está siempre pero como en la pizza depende de la mano del cocinero, la temperatura ambiente y la humedad es el efecto de una pizza alta o baja, a la piedra o gordita, y en la escuela depende de los docentes sus estados anímicos, lo vivido en el día a día, la sociedad, los directivos, etc, etc.



[1] Gvirtz S. y Palamidessi M.  El ABC de la tarea docente: currículum y enseñanza. Edit. AIQUE.

[2] Grundy,S. 1987.  Curriculum: product or praxis? Lewes: Falmer Press.

[3] Olmedilla J. 1998.  Didáctica y Curriculum: Notas para una genealogía de los estudios curriculares. Ed. Uned.

[4] Jiménez, 2010, Sociología de la Instituciones educativas Clase VI, in publish.

[5] Sacristán, G. 1995. El Curriculum: una reflexión sobre la práctica 5ta ed. Morata.

[6] Gimeno Sacristán, J. El curriculum: una reflexión sobre la práctica. 5ta. Edición. Madrid: Morata, 1995

[7] Jackson, P.W. 1994. El curriculum oculto, Morata. Madrid 4ª ed.

Vistas: 1055

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Encuentro Internacional de Educación 2012 - 2013 para agregar comentarios!

Nuevo Proyecto Fundación Teléfonica

EXPERIENCIAS EDUCATIVAS SXXI

¿Quieres conocer las últimas experiencias educativas? Asómate al nuevo proyecto de Fundación Telefónica

Encuentro Internacional Educación

imagem enlace à vídeo

Álbum fotográfico

Insiders

imagen enlace a la página de los insiders

imagem enlace à página dos insiders

© 2021   Creada por Encuentro Educación 2012 - 2013.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio