La escritura como proceso cognitivo y su encuentro con la tecnología.

Hace poco me compartieron un artículo sobre el valor de la escritura a mano y cómo ésta se comienza a perder con el paso de las nuevas tecnologías. El artículo titulado la escritura sobre pantalla además de hacer un recorrido histórico sobre el desarrollo de la escritura, se detiene a recordar el valor de la escritura a mano; por ejemplo, permite la integración viso espacial y mantiene las habilidades motoras finas.

 

Entre las ventajas que se destacan, es que sin duda es personal y exclusiva y es común que las personas nos juzguen por los detalles de nuestra escritura, hablando estrictamente del modelamiento de las letras sobre una superficie, y además refleja el carácter de una persona.

Hay que agregar a esas ventajas las bases neuronales necesarias para escribir, las cuales incluyen las áreas motoras, la pre motora, la corteza pre frontal, las áreas del lenguaje, que permiten el proceso desde concebir una idea, dar  sentido a la misma, ponerla en palabras, escribir cada letra en su lugar, y a cada una el espacio y la cadencia suficientes para que tenga el significado  para el lector.

Y aunque ahora se escribe sobre teclado, presionando teclas, o simplemente tocando letras sobre una pantalla, el proceso que lleva a cabo los dedos y la mano son distintos. Era obvio cuando un niño era zurdo, por que cuando no tenía el pupitre correcto, tomaba una posición particular. Sobre los teclados o las pantallas táctiles eso no importa. Además los programas ahora corrigen la ortografía (siempre y cuando la palabra esté en el diccionario) y a veces ayudan con la puntuación.

Los teclados son embargo permiten una velocidad de escritura difícilmente alcanzable por la escritura a mano, excepto en el caso de los médicos, cuya escritura es incomprensible. Además permiten en uso de ambas manos, a diferencia de la escritura manual.

Por otro lado la escritura con la mano requiere el movimiento para delinear cada una de las letras, lo que implica el reconocimiento visual y motor por parte del cerebro; mientras que teclear solo hace el reconocimiento de manera visual, de ahí que sea común cometes errores de dedo. Es por eso que la escritura manual y la escritura con el teclado se encuentran en análisis por parte de la neurociencia, aunque la regla es que más es mejor, por lo que no se han de dejar de lado las habilidades, sino combinarlas.

Ante ésta crítica, se han generado aplicaciones que buscan el empleo de la escritura sobre la pantalla. Pero la sociedad deberá determinar si se preserva como legado cultural.

Pero la escritura para el cerebro y el aprendizaje, no es solo delinear una letra entendible, es un proceso que puede ser altamente especializado, por ejemplo requiere del pensamiento para tener una idea que compartir, eso añade al pensamiento conceptual, la transferencia de conocimiento, juicio, análisis crítico, a veces es necesaria la inducción, la deducción, la atención a los detalles, solución de problemas y empatía, por mencionar solo algunas.

Y es que escribir es un proceso complejo que requiere de conocimiento del tema que se desea abordar y cuando se emplean las publicaciones en línea, a de pensarse en que cada palabra tenga el significado preciso, pues la cultura determina el impacto de una frase para bien o para mal.

Escribir es mucho más que solo juntar letras. Si bien iniciamos copiando letras en una hoja, el escritor ha de dar lógica a las ideas y decirlas pensando en el lector. Escribir es intentar ocupar la atención de una persona por un momento y al final dejarle algo que pensar.

Y por supuesto la tecnología ha cambiado en como decimos las cosas. Cuando éramos estudiantes la maestra favorita era quien nos permitía escribir poco, y más si agregaba la frase: lo que importa es la idea y no el número de palabras.

 

Ahora odiamos el Twitter por la restricción que implica ¿cómo es posible explicarle a alguien la teoría de los múltiples colores en blanco y negro si solo se cuenta con 140 caracteres?.

Y en Facebook, ¿cómo hacer que todos vean  lo que siento si hay 3 mil personas diciendo cosas todas al mismo tiempo y lo que dije se quedó al fondo de  las discusiones más acaloradas, igual que cuando la maestra traspapelaba los trabajos de la clase.  ¿Cómo hacer que lo que se escribe se lea?

Y si nos sentimos un poco menos jóvenes por que aún existe la necesidad de escribir en papel, o por que nada como el tik, tik de las teclas cuando cada letra va tomando su lugar en la pantalla, está bien, hay cosas que no podrán dejarse de lado, siempre y cuando las historias escritas tengan sentido para alguien.

Un buen amigo mío me compartió hace poco que le gustaba escribir  con una pluma, por que le gustaba el sonido de la pluma sobre el papel y el olor de la tinta. Yo he de admitir que tengo un cuaderno sobre mi escritorio, con una cubierta elegante de piel y tela que siempre tiene una hoja lista para cuando no tengo tiempo de encender mi computadora y nunca me ha dejado escapar una sola idea.

Cuando era estudiante le llamábamos diarrea mental cuando teníamos muchas ideas que escribir, teníamos tantas que no cabían en una página, aunque siempre estaba el temor que el maestro no las leería. Ahora leemos menos, hay tanta información flotando en todas partes, al mismo tiempo, toda al unísono que las lecturas deben ser breves, entre más breves mejor, hay que ir al grano, porque ya hay otra noticia sonando en la pantalla de TweetDeck, y aparte están las revistas y los libros  que habrán de servir de soporte a los escritos y las búsquedas de último segundo que complementa lo que uno tiene que decir.

Y le pido entonces una disculpa a mis lectores y editores, pero cuando tengo una idea para escribir, ésta no queda contenta hasta que salió toda y me convenció de que se le puede compartir con un público amplio, entre los que se encuentran los que no me van a entender, los que me van a entender y los que dicen que me entienden.

Los escritos son como  los antidepresivos, tómelos siguiendo las instrucciones médicas y no espere que tengan efecto rápidamente. A veces una lectura hace click hasta uno o dos meses después. A veces nunca, pero para eso está la televisión y las juguetes tecnológicos. Tome una nueva dosis cuando la crea necesaria.

Lo que si es cierto es que ya sea la lista del super, la carta a Santa Claus, o un cuento, los niños deben aprender a escribir, a menos que desee leer las quejas de los maestros, en todos los niveles, diciendo que los alumnos no saben escribir. Y sin afán de molestar a nadie, creo que nunca lo harán si no se les invita a hacerlo, si la escritura no es vista como una necesidad cultural y no como una tortura escolar.

En lugar de decir que alguien tiene mala ortografía o que su escrito es incomprensible, dediquemos un minuto a explicar claramente que es lo que no entendemos y brindemos la oportunidad de que los estudiantes descubran la puerta del compartir ideas,  sin olvidar, sin embargo, que algunos encuentran otros medios de expresión más elocuentes.

Alma Dzib Goodin

Si te ínteresó este artículo tal vez te interese mi trabajo sobre el proceso de aprendizaje

http://www.almadzib.com

 

Referencias:

http://ivichiesays.wordpress.com/2012/02/11/the-writing-on-the-screen/

 

Lang, S. (2012) Degrees are earned, not sold, The evolllution.com available at: http://www.evolllution.com/curriculum_planning/degrees-are-earned-n...

 

http://www.nhs.uk/news/2011/01January/Pages/writing-versus-typing-f...

Vistas: 152

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Encuentro Internacional de Educación 2012 - 2013 para agregar comentarios!

Nuevo Proyecto Fundación Teléfonica

EXPERIENCIAS EDUCATIVAS SXXI

¿Quieres conocer las últimas experiencias educativas? Asómate al nuevo proyecto de Fundación Telefónica

Encuentro Internacional Educación

imagem enlace à vídeo

Álbum fotográfico

Insiders

imagen enlace a la página de los insiders

imagem enlace à página dos insiders

© 2021   Creada por Encuentro Educación 2012 - 2013.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio